28 de Septiembre al 1 de Octubre, 2023
Feria internacional especializada en fotografía

Líneas de virtualidad

Curaduría Alfredo Aracil

Ácido en un sentido disolvente para con las estructuras de la episteme, este bloque de existencias virtuales busca estallar lo que la humanidad entendió una vez por vida. Del cielo-web que surcan la bandada-algoritmo de Vencejos de Enrique Radigales, al horizonte de inmortalidad de los líquenes que protagonizan la película de Carlos Fernández Pello, emerge un factor de caos y complejidad que hace imposible que ninguna normalidad pueda ser posible, que ninguna imagen sea solo una imagen, estática, neutral o pasiva. 

 

Además de almacenar datos y resolver operaciones, las máquinas de comunicación y producción de imágenes operan en el corazón de nuestra subjetividad. Su inteligencia no solo se mide en términos de memoria y estabilidad, sino también y sobre todo por su sensibilidad cuasi humana, por cómo son capaces de interferir en la realidad objetiva, procesar afectos y producir fantasmas inconscientes, ni inorgánicos ni incorporales. 

 

Transformaciones de gran escala como las actuales obligan a extremar el análisis, tomando en cuenta un doble polo no excluyente: la modelización de los modos de vida y la extrema singularización posible. El diseño computacional, ahora en su versión bio, puede conducir de hecho a la producción de sensaciones y formas de vida que discuten las formas sociales y abren nuevas economías existenciales. 

  

 

Sin salirse del sistema, jugar como hace Amalia Ulman con los medios y las últimas herramientas y estrategias de diseño del uno mismo para abrir un margen crítico. Acelerar los flujos catódicos de nuestras pantallas, infiltrarse en la carnalidad de la máquina y pensar otra vida para los objetos y los intercambios, como pasa en el vídeo de Alan Segal.

 

Al desbordar una suerte de realismo plano que diferencia entre digital y analógico, lxs artistas hacen aparecer continentes ocultos. Al producir experiencias plásticas a partir de fallos y fallas en la visión, como en Strabisme Interne de Florencia Rodríguez Giles, asistimos a la actualización de líneas virtuales que derrumban toda concepción única y universalizante del tiempo y del espacio.